jueves, agosto 27, 2015

Buddy Bolden Parnoico

The other day I wondered if anyone ever read this thing, so I had a peep at Google Stats. They have  this handy little global map that shows you in shades of green where your traffic comes from. It appears that I get as many hits from the USA as from my own home town and country. Now, who the hell in the States can care a shit about what we scribble down here? Some bloody surveillance agency? Fuck off man!

El otro día quise fijarme en Google Stats si alguien leía este coso. En la opción estadísticas te muestran un mapita global que refleja en gradaciones de color verde de donde viene el tráfico. Resulta que tengo tantas visitas provenientes de EEUU como de acá. ¿A quién mierda de allá le puede interesar las huevadas que pongo acá? ¿A alguna agencia de inteligencia digital tipo NSA?
¿Porqué no se van un poquito a la mierda?

sábado, agosto 22, 2015

Julian Maliandi Cuarteto

21 de Agosto- Julián Maliandi Cuarteto-Mingus Bar -  Julián Maliandi-g, Federico Viceconte-ts, Nicolás Pasetti-b, Luciano Monte-d

Luego de una estadía de una quincena en la Gran Manzana, en la que prácticamente todas las noches visitamos los lugares donde hoy se genera jazz en el centro del 1er mundo, fue interesante registrar mis  sensaciones al concurrir el jueves pasado a Mingus Bar, nuestro refugio de jazz local.
Para empezar, el lugar es más grande que todas las cuevas neoyorkinas que visité. Y no está en un subsuelo, sino a nivel de vereda, accesible directamente por cualquier transeúnte. Claro que allá los espacios están cubiertos de sillas, y no hay mesas donde aposentar cómodamente la bebida (comida no ofrecen). Se podría decir que en ese jueves de jam, había tanta gente como allá, la verdad es que en aquellos lugares lo menos que se paga es U$20/30, y que acá la gente estaba gratis. Otra diferencia es que el público específico de los lugares de jazz suele permanecer en silencio ante la actuación de la banda. Apenas se escucha algún murmullo desde la barra. Aquí las conversaciones a veces compiten en volumen con la música. Pero un punto que no deja de sorprenderme: el nivel musical en nuestro lejano pueblito de América del Sur, no tiene mucho que envidiarle a de las estrellas de New York. El cuarteto de Julián Maliandi en particular, cuenta con algunos de los que están en el pelotón de punta de la movida local, y tranquilamente podría brillar en Small's, Fat Cat, Cornelia Street Café, o el Village Vanguard. Y en cuanto a lo estilístico, no vacilo en decir que la propuesta estética de este grupo es más actualizada que muchos de los grupos que se presentan en aquellos templos sagrados. He escuchado el repertorio de Julián en tres oportunidades, quizás cuatro. Como ocurre con un lenguaje avanzado, su música no atrapa de inmediato, sino que a medida que se insiste con la escucha, uno empieza a apreciarlo con más intensidad. Ya estoy familiarizado algunos de sus temas, y empiezo a percibir ese placer en el reconocimiento anticipado de lo que se va a escuchar. Hay que remontar algunos hábitos de lo conocido. Aparecen métricas raras, gestos inusuales, énfasis en cuestiones tímbricas y en general, recursos absolutamente desprovistos de cualquier truco "ganchero". De modo que el enamoramiento es paulatino, pero cada vez más sólido.
En el mismo momento en que redacto estas líneas, el grupo está recluido en un estudio de grabación, registrando otro disco para la serie que está publicando ICM. Espero con muchas ganas poder escucharlo dentro de poco.

miércoles, agosto 19, 2015

Buddy Bolden en Babilonia

 VBB estuvo de visita en New York, estancia hecha posible por el hecho de que Valentin Garvie estuviera participando en la Mahler Chamber Orchestra, con la puesta en el Lincoln Center de la ópera Written on Skin, del compositor George Benjamin. Lo que sigue es lo que recuerdo de las salidas a las tocadas de jazz que elegimos visitar esos días. En la medida de lo posible, iré actualizando con algún comentario sobre cada tocada. 

Miercoles 5. Village Vanguard. Rudy Royston 
Nadie Noordhuis tpt, -Jaleel Shaw-saxes, Sam Harris-p, Nir Felder-g, Mimi Jones-b, Yasushi Nakamura-b, Rudy Royston-d
En nuestra primera salida fuimos al antológico Village Vanguard, el escenario donde sucedieron tantos hitos y grabaciones que todos conocemos. Nos tocó la banda de Rudy Royston, un batero con mucha actividad como sideman, y que aquí presentaba su propia banda. Aparte de la interesante novedad de una trompetista femenina (Nadie Noordhuis), fue un set de jazz moderno bastante convencional, sin grandes sorpresas.

Jueves 6. Smalls jazz club. Troy Roberts
Troy Roberts. (Tnr.sx) c/ M. Valera (pno), Linda Oh (bass), E.J. Strickland (drs)
Roberts es un músico australiano que se ha podido instalar en la competitiva escena neoyorquina.  Los músicos que reunió incluían a la intrigante Linda Ho, una de las figuras que yo quería ver en vivo- El cubano Valera y  el batero E.J Strickland completaban un cuarteto de hard bop muy arrollador. Strickland es quizás el baterista más intenso de los que conocimos, y eso, junto con el inmenso volúmen de Roberts, nos dejaron algo agotados.

Viernes 7- Cornelia Street Cafe. Tom Csatare septet.
derek baron (drums), rachel housle (drums), tristan cooley (flute), casey berman (bass clarinet), ben katz (bass clarinet), julian cubillos (hollowbody), tom csatari (hollowbody), Joanna Sternberg - double bass - dominic mekky (sound design)
Atraído por el anuncio de que se tocaría repertorio de Chico Hamilton, fui prácticamente el único asistente a este gig. Tom Csatare (nieto de húngaros. Se pronuncia algo así como chu-ta-ri) soportó estoicamente la falta de público y llevó adelante su set con una instrumentación más que interesante, En temas propios despliega una música que cruza el country con el jazz, buscando un sonido que parece propio de una road movie americana. Tom es un tipo muy afable, y me quedé charlando con el un largo rato luego del set.
2nd set - Sylvie Courvoisier- p; Mary Halvorosen-g
Atraído por el nombre de Mary Halvorosen, me quedé para el segundo set en el mismo lugar. Halvorosen es una compositora que últimamente me ha interesado mucho, y la vengo siguiendo por you tube. Pero mi sopresa fue descubrir a Sylvie Courvoisier. Su labor con piano preparado es realmente atrapante, y la fuerza combinada del dúo me dejó un recuerdo imborrable. Quizás haya sido lo más cautivante de todo lo que escuché en esos días.

Sábado 8- Cornelia Street Cafe- Kris Davis Trio
Kris Davis-p, John Herbert-b, Tom Rainey-d
Kris Davis es una celebrada referente del movimiento vanguardista, pero quizás demasiado marcado por lo que había escuchado la noche anterior, no me impresionó demasiado. Lo que sí me llamó la atención fue la labor del baterista Tom Rainey, con su técnica muy afilada, y su complejo ride swing, acentuado por un permanente repique de su snare drum. 

2nd set en- Smalls Jazz Club- Winard Harper Quintet.
Anthony Ware-tnr.sax- Tadadaka Unno-p, Vince Dupont-b, Vuyo Sotashe -vcl- Winard Harper-d
 Winard Harper supo visitar Bs.As con su hermano trompetista, presentandose como los Harper Brothers. Fue en la estela que dejó la primera visita de Wunton Marsalis a nuestro país. Con ciertas gestos de vieja escuela, presentó una buena banda, una estética sencilla pero efectiva, bastante discurso de presentación, y "característica" en el cierre. Un buen set. 

Lunes 10- Village Vanguard- The Vanguard Jazz Orchestra
Personal completo en http://www.villagevanguard.com/#!vjo/c17qa
(no mencionados en la página: Terryl Staford-tpt y Steve Wilson-as)
Nos convocamos junto a un grupo de músicos de la Mahler Chamber Orchestra a presenciar la tradicional presentación de la banda que fuera aquella famosa big band del Mel Lewis y Thad Jones.  Hoy bajo la dirección de Jim McNeely, siguen tocando muchos de los arreglos de Thad, y si incorporan repertorio nuevo siempre mantienen la misma estética. Es raro como a medida que uno va recorriendo nuevas sendas, ya lo que antes le parecía increíble (yo mismo tuve oportunidad de tocar algunos de aquellos arreglos originales en Londres) ahora parece sufrir el paso del tiempo. Por supuesto es innegable la excelencia de una banda aceitada por la habitualidad y poblada de sesionistas de enorme experiencia. Claro que la fugaz intrusión del músico de reemplazo Steve Wilson insufló un sorpresivo brillo de cometa fugaz.

2nd set en: Mezzrow Piano Bar- Peter Bernstein - g ,  Doug Weiss-b
Expulsados de la puerta de Smalls por tener su capacidad colmada, fuimos al cercano club asociado Mezzrow Piano Bar, donde pudimos disfrutar de varios standards ejecutados maravillosamente por el duo Bernstein-Weiss. Standars clásicos sí, pero muy bien tocados.

3er set en: Smalls jazz club. Ari Hoenig Quintet
Gilad Hekselman-g, Will Vinson-a.s, Rick Rosato-b, Ari Hoenig-b
 Por fin admitidos en el reducido ámbito de Smalls, pudimos escuchar el último set de Ari Hoenig. Simplemente tres temas....un clásico Billie's Bounce con un tratamiento rítmico interesante, una balada sencilla pero agradable de Hoenig, y un desopilante "You are my sunshine" introducido por el truco característico de Hoenig de tocar el tema con la batería logrando hacerlo funcionar como un instrumento afinado al modo de los timbales. Fiesta alegre, despreocupada, y desprovista de métricas extrañas.
Martes 11 - Written on skin.

Miércoles 12- Smalls jazz club.- Danny Grissett Quartet
Dayna Stephens-ts, Danny Grissett-p, Ugonna Okegwo-b, Eric Doob-d
Atraído por la presencia de Grissett y Okegwo, músicos que acompañan a mi super ídolo Tom Harrell, volvimos a Smalls. Buen set, quizás armado un poco sobre la marcha para la ocación pero hecho con todo el oficio de estos capos. Yo no conocía Dayna Stephens. Un tipo con aspecto de camionero rastafari,  toca una una delicadeza que poco tiene que ver con su aspecto. Linda noche.

Jueves 13 - Written on skin
y Jam Session en Cleopatra's Needle-
Ya agotados por tanta música y emociones, casi no salimos la última noche. Finalmente nos animamos a salir un rato cuando Valentín volvió de tocar con la Mahler, y resolvimos ir a tomar una pinta. Fuimos a ver que pasaba en una jam que había a unas seis cuadras del hotel. Tocaba un trío de base para "abrir", no mal pero tampoco nada especial, tocaban standards al modo de música de gran hotel. Ya cerca de medianoche aparecían algunos músicos en general principiantes, y al rato, agotados, nos retiramos para descansar.

sábado, agosto 08, 2015

Cancún por Garmendia

Hola, soy Garmendia nuevamente, porque el titular del blog se fue de viaje y me pidió que haga una reseña del disco Cancún grabado recientemente por Los Carlitos  y publicado por ICM.
La verdad es que no lo escuché completo porque al rato me venció el tedio. Yo no sé como pueden pensar que alguien quiera escuchar semejante bodrio. Empieza más o menos, con una cosa que no es jazz, qué sé yo que es,...¿Una guaracha?. Pero después empieza ponerse re-contra pesado. Son como desvaríos instrumentales de los que se puede decir que como el flato, le puede gustar solamente al dueño.  La trompeta la toca ese viejo choto que está cada vez más decadente. Ya ni dientes le deben quedar. Yo lo mandaría a internar y que le pongan una máscara de oxígeno, porque no tiene fuelle ni para soplar una velita. El otro, el que toca saxo es mejor pero el tipo hace piripipí tanto tiempo y haciendo chillidos agudos que no se sabe si es músico o canario. El baterista debe ser un pibe bien fatiga, porque de vez en cuando directamente deja de tocar. Pero debe estar tomando algo sospechoso, porque a veces le agarran arranques de tocar rápido como un enloquecido. Del que toca contrabajo no se puede decir mucho porque ¿ quién escucha lo que tocan los contrabajistas?. No sé para qué usan semejante bulto de instrumento que suena tan poco. Yo tengo una amigo que toca bajo eléctrico. Es más práctico, manuable y se escucha más fuerte.
En resumen, si Ud. compró este disco, lo lamento, me hubiera consultado antes. De todos modos hay una salida. Lo puede usar para apoyar vasos.

viernes, julio 31, 2015

Los Carlitos

 Hace pocos días terminamos de mezclar con el inge Gabi Virga la grabación que Los Carlitos hicieron en Dadson Estudios, bajo el patrocinio de ICM discos.
La vida me ha otorgado el regalo inesperado de tocar con estos tres muchachos oriundos de Tres Arroyos, pero que han optado por Mar del Plata para desarrollar sus carreras como músicos innovadores y creativos. Traen de su pueblo ciertos rasgos que en nuestros centros urbanos suelen desdibujarse. A ver,...son puntuales, estudiosos pero sin hacer alardes. Aún estando en el mejor nivel musical  de nuestro ambiente, mantienen un perfil que no llamaré bajo, sino de sencillez y desprovista de petulancia. . Comenzamos en el 2014 explorando las composiciones de Charlie Parker, pero con una mirada actual, usando recursos deconstrutivos y combinatorios, de modo que esas geniales invenciones de la década del 40 tomaron nuevo brillo y actualidad.
Luego sucedió que me permitieron ir arrimando composiciones propias. Pero del mismo modo en que aquellos temas de Charlie Parker fueron sometidos a proceso, mis ideas se vieron retrabajadas, expandidas, hasta el punto de ser poco reconocibles en su versión final.
Leandro Camus....(mejor conocido como Barto)...es contrabajista y docente. Funciona un poco como el ideólogo del grupo por tener oreja en tierra en lo que se refiere al jazz actual. Musicalmente es un especie de Mascherano,...entrando y saliendo del juego, yendo al rescate cuando la improvisación se estanca...y adivinando por donde viene la pelota en momentos en que todo parece caótico e imprevisible. 
Luciano Monte... es un baterista especial, en tanto que es músico antes que nada, dotado de una buena formación inicial como percusionista clásico, pero de inusual intuición a la hora de moverse en el terreno de la improvisación. Un poco al modo de Tony Williams, comanda el grupo desde la batería, imprimiendo variaciones constantes que refrescan cada tema. Se trata de un baterista que no llegó al jazz por vía del rock, por lo tanto su tratamiento del instrumento se distingue radicalmente de aquellos que maltratan el parche.
Federico Viceconte es sencillamente sorprendente. Va extendiendo so dominio sobre toda la familia de cañas, ( ya ha obtenido soltura con el clarinete) pero es en el saxo tenor donde ha obtenido la maestría de un virtuoso. Con ese instrumento accede a un registro agudísimo, y eso sumado a un sonido sólido y gran versatilidad de fraseo, lo convierte en un solista arrollador.
Gracias a estos compañeros he podido acceder a una versión del género con la que soñé sin creer que pudiera alcanzar alguna vez. Con ellos he podido zambullirme en la incertidumbre de la improvisación libre, pero  equilibradaa la vez con una cuota de composición.  Contando con un marco que abre una mirada peculiar, la libertad puede ejercer su fuerza.

miércoles, junio 24, 2015

Carlos Damadian R.I.P

El pasado 19 de Junio marcó la partida del trompetista Carlos Damadian. Me ha llevado un tiempo digerir la implicación de esta muerte inesperada. Había dejado de tocar hace un año y pico, supuestamente mientras esperaba que evolucionaran unos implantes dentales. Ahora sospecho que también lo estaría acosando un problema cardíaco, de la que no teníamos noticias por su tendencia a ser discreto con sus cuestiones personales.. 
Carlos fue uno de los actores del re-inicio del jazz en Mar del Plata, desde aquellas primeras reuniones en la casa donde yo vivía en la calle Peña en 1972. Fue un big bang de la que pronto se separaron la Rambla Vieja Jazz Band por un lado y el Mar del Plata Jazz Ensamble por otro. De ahí se produjeron otros desprendimientos, pero fueron los dos conjuntos principales que alimentaron la escena local por muchos años. Fuimos una familia, con nuestras rivalidades, pequeñas mezquindades y desacuerdos. Armados de pocos recursos pero con entusiasmo inmenso alimentado fundamentalmente por grabaciones, nos diferenciábamos por estilos,..jazz negro, jazz blanco, dixieland, tradicional, modernoso...pero no tanto. En fin, al final de cuentas, todos confluímos en una movida que alimentó nuestra vida, y quizás también la de algunos otros en el pueblo, y conformamos una hermandad donde nos reconocíamos mutuamente, aún en nuestras disputas. 
La desaparición de Carlos se agrega a lo que es ya una larga lista de fallecidos de nuestro movimiento...el primer tubista de la R.V.J.M de apellido Spina, de "Margarita" Páez, Pablo Trejo,  "Bocha" Martinez Lora,  Ángel Pistrito"Cacho" Giliberto, Aníbal Betinotti,  Vito Martinelli, y de mi querido Pablo Fronzi...
Quedamos algunos sobrevivientes que hacemos lo posible para mantener viva la llama. 
Volvíamos del velorio de Carlos con un humor sombrío,  compartiendo recuerdos con Ferio Espinosa y Laci Trakal. Entonces se me ocurrió pensar que quizás teníamos que desaparecer todos los que quedamos para que este ciclo desaparezca y se olvide por un tiempo. Lo más probable es que, como sucede con lo olvidado, resurja en el futuro con más fuerza de manos de gente joven que pueda llevar adelante el estandarte, sin las complicaciones que nos aquejaron, y mejor armados en lo técnico y formativo para que se pueda rescatar  la tradición y lo clásico.
Chau Carlos...nosotros te vamos a acompañar pronto, ya estamos haciendo cola. Es que...."¿Por quién doblan las campanas?"

miércoles, junio 17, 2015

Jazz vespertino y jugado.

Conjunto Delassaletta- Villa Victoria - 14 Junio- Martin Delassaletta Dbl Bass-Julián Maliandi-Gtr-Leo Gernster Osenda Drs 

La tardecita del domingo 14 se convirtió en un nochecita invernal con rachas de aguanieve y viento. Así y todo hubo un número digno de asistentes, convocados por una propuesta del grupo Buenarté que gestiona un ciclo de música y arte en la Villa Victoria. Es para los amargos que dicen que ahí no se puede tocar, que es para viejos, y que sólo está bueno tocar en las jam de trasnoche. Gimena Brun pintó durante la tocada, siguiendo una tendencia en el ambiente plástico a hacer obra junto a los músicos. Martín es especialmente receptivo a la interacción entre las artes, y en otras ocasiones ha sumado una bailarina a su conjunto. Siempre pensé que es su sensibilidad artística la que caracteriza su forma de concebir la música. El clima no daba para tocar descalzo esta vez, pero creo que hoy se nota una consolidación de su ejecución en términos estrictamente técnicos...afinación, agilidad, etc. A la moda un tanto general de hacer composiciones propias, él se ha sumado con piezas interesantes, y revelando una veta melódica que según le oírse quejarse alguna vez, se le hacía esquivo. Julián Maliandi sigue demostrando su condición de músico de excelencia, especialmente cuando se trata de las formas más contemporáneas del género y Leo Osenda me sorprendió por una evolución que no sé si es debido al contexto del trío, o a que estos pibes avanzan leguas en poco tiempo cuando estudian. El recital culminó con piezas de Julián y de Leo, y finalmente con una "impro" que pareció tener estructura de composición.