lunes, mayo 11, 2015

JRT: Fin de ciclo

Luego de más de diez años de actividad hemos puesto fin a las actividades del Jelly Roll Trio. Paradójico final, si se quiere, ya que habíamos tenido el placer de ser invitados por Carlos Inzillo para participar de los ingredientes de Jazzologia en último festival de jazz de Buenos Aires. Luego transcurrieron una serie de fechas en nuestra temporada marplatense, en la que quizás funcionamos mejor que nunca. Quizás, presintiendo que llegábamos al final de nuestro recorrido, tocamos con algo más de desfachatez y humor.  En el camino fuimos acumulando muy buenos recuerdos. Participamos en varios festivales nacionales, e incluso fuimos invitados a tocar a Asunción de Paraguay. A nivel local visitamos innumerables escenarios, y no debemos dejar de mencionar que siempre mantuvimos un nivel constante de ensayos, reuniéndonos religiosamente todos los domingos al atardecer para practicar y tomar el café cariñosamente servido por Inés, la esposa de Ferio Espinosa.
Hoy casi nos cuesta creer todo lo hecho, y algunos logros particulares, como haber compuesto y tocado una composición extendida propia, que denominamos la "Suite Mortoniana".
Nunca me olvidaré nuestros viajes, y las constantes situaciones cómicas generadas entre Andrés Paez y Ferio Espinosa
Pero todo tiene su final, y cierto nivel de desgaste terminó por decidirnos a concluir nuestra aventura.
Una de mis motivaciones para mantener el trío es la de mantener un espacio donde yo pueda tocar jazz tradicional. Ese lugar por ahora queda vacío, pero sin duda algo irá a aparecer en el tiempo que me permita seguir despuntando el vicio.

martes, abril 07, 2015

Notas rápidas para no perder el paso...

Sábado 28 de Marzo - Teatro Colón de Mar del Plata - Presentación de Discos ICM

Los Carlitos tuvimos en honor de abrir la presentación de discos ICM, en la que participaron algunos de los grupos que empezarán a grabar en el nuevo sello de ICM (Improvisación Colectiva Marplatense). El objetivo es facilitar a conjuntos locales el acceso a la salas de grabación, para luego montar una plataforma digital que ayude a difundir la actividad del nuevo jazz en Mar del Plata.  Además de nuestro grupo, tocaron los integrantes del último invento de Julián Maliandi, el Proyecto Bubu, el grupo DeLassaletta, y el trío Dapine, y el Ensamble de Marcos Basso. En el intervalo que se producía entre cada grupo intervenían dos mezcladores de bandejas, los Redijeis. Junto con el trabajo de luces, provocaron un clima de continuidad interesante que fundía la actuación de cada grupo con sus sucesor. También intervino la bailarina Cristina Ribas, que participó en el set del grupo DeLassaletta, aportando el gesto despojado pero potente de la danza contemporánea. El montaje se completaba con la intervención en visuales de la artista plástica Azul, cuyo nombre completo no he podido averiguar hasta ahora. En las notas previas a la presentación, un texto describía la música que se propiciaba como “de espíritu fuerte, con riesgo, autenticidad, sangre, corazón, improvisación, respeto, amor, tradición, ruptura, utopía, apertura, curiosidad, fraternidad, humor, irreverencia, sudor, emoción, vuelo, compromiso, ganas e inocencia”.
Bueno, algo de eso intentamos... nos aproximamos o nos alejamos de ese ideal según nuestras posibilidades en cada día .

Viernes 2 de Abril - Museo de Arte Contemporáneo - Camarattas
Camarattas es un grupo....o proyecto, puesto que convoca distintos músicos en cada presentación, que sigue su llevando adelante su misión de poner en acto la ejecución de música de los siglos 20 y 21. Animados por Florencia Toledo, volvieron a probar que hay un público ávido de que se le brinde un repertorio audaz y representativo de nuestros tiempos. Florencia acompañó a la diáfana Victoria Cicchitti en un grupo de canciones de Maurice Ravel, entre los que me impactaron particularmente las dos "canciones hebreas".  Ravel, aún componiendo en 1914, sigue vigente.
El estreno local de Tierkreis, de Karlheinz Stockhausen es una nueva contribución  a el aggiornamiento cultural marplatense. Aquí a Florencia se le sumaron Gabriel Buffa en clarinete y Julian Maliandi en guitarra y trompeta, en una inteligente adaptación de la obra. Hay que destacar que Julián logró solvencia en lo que es su segundo instrumento, la trompeta, en condiciones de extrema exposición. Es música que no perdona, y hay que ser trompetista para entender la dificultad que implica su ejecución.
El cierre unió a los tres anteriores con Victoria ejecutando la musicalización de Julián Maliandi de un poema de Silvia Plath. Simplemente maravilloso.



lunes, marzo 02, 2015

Lo que trae el 2015

Tengo dificultades para mantener activo este blog. Hoy me veo obligado a resumir actividades en forma sumaria, y dejar abierto lo que vendrá.

Siempre dije que el verano es una época desfavorable para hacer jazz, y en realidad para cualquier otro intento artístico. La demanda quizás se incrementa, pero para un público que busca entretenimiento, no la obligación de confrontar interrogantes.
El Jelly Roll Trio, estuvo muy activo...pese a cierto agotamiento de nuestra creatividad y reiteración de repertorio. Paradójicamente nuestras presentaciones parecieron tener una impronta de mucha espontaneidad. Circulaba mucho humor entre nosotros, y algunas situaciones insólitas, como las de tocar temas sin ensayo y a pedido. Sin embargo, llegó un momento en que nos ganó el malestar, y luego de prácticamente 10 años de continuidad, hemos tenido que suspender nuestras actividades. Ya nos sucedió una vez antes, y a los pocos meses volvimos a las andadas...pero no sé si sucederá otra vez. Me da un poco de pena perder mi pata de jazz tradicional, género que nunca he querido abandonar. Veré que pasa en los próximos meses, pero algo en ese terreno tendré que emprender.

Lo que continuó con más energía es la actividad de Los Carlitos. Ahí pareciera que he hecho una subrepticia acción de apropiación, ya que el grupo pareciera dedicado últimamente a tocar mis temas. En realidad esto me da mucha satisfacción, que me permite extender mi lenguaje, y dedicarme (aunque con mucho esfuerzo) a la composición. Me estoy dando el gusto de tocar jazz del modo que me parece más vigente. Se trata de combinar estructura con libertad. Referencia a lo clásico pero con todo el espacio posible para experimentar con la innovación. Es el modelo que se ha dado en llamar "cutting edge" y que es lo que está haciendo punta a nivel internacional. No sé cuánto puede durar este proyecto, que me reúne con músicos mucho mejores que yo...a lo mejor me aguantan un tiempo más. Tuvimos pocas presentaciones, pero buenas. La última contó con la participación de Valentín Garvie, que dejó constancia de su crecimiento, tanto en lo técnico como en una estética que lo identifica.



miércoles, enero 14, 2015

Ricardo Arriagada

Ricardo Arriagada (cantante invitada: Cecilia Pugliese)- Bar 4 Cuarenta - 9 de Enero 2015 

No siempre se alinean los planetas para poder asistir a los gigs de otros músicos y amigos.  Además hay que agregar a todos los demás escenarios artísticos, teatro, danza, muestras etc que se multiplican en Mar del Plata en verano. Uno sigue trabajando como siempre, y encima, se agregan las propias fechas que sufren cierta inflación estival. En realidad nunca me convenció tocar más en temporada, pero bueno, siempre pesa una cierta ilusión de "aprovechar" la temporada, que en realidad está más orientado al entretenimiento pasatista.
Pero el viernes 9 todo propiciaba poder ir a escuchar a Ricky Arriagada. Al llegar al local, me entero que Cecilia Pugliese también se sumaba a cantar algunas de sus canciones.
Ricardo tiene un gesto que contrasta con su sensibilidad, o más precisamente, su semblante escénico es complejo. Detrás del vozarrón, de la expresión barrial, cierta imagen de motoquero barrabrava, se transparenta el poeta de fina delicadeza. Escritor sagaz, no dejo de leer sus comentarios políticos en facebook, que en general despiertan inmediata adhesión. 
Le comentaba a Cecilia, que como músico instrumental, tengo cierta sordera para las letras  , por lo que me pierdo un elemento esencial de un género que se sostiene por separado...la de la canción. Los standards de jazz, salvo unas pocas excepciones,  suelen ser de contenido banal. Nada de esto ocurre con la temática de Ricky, que se apoya en ritmos rioplatenses, algo de folklore, y fundamentalmente el tango.  Desde el punto estrictamente musical, me sorprendió lo original de algunas de sus creaciones, en particular un tema llamado "Anochece"...de factura intrigante...una delicadeza que en la voz precisa de Cecilia Pugliese adquiere calidad de orfebrería.
Algunas de sus canciones reflejan sus experiencias citadinas en Buenos Aires como en "Lluvia de Boedo". Encontramos alguna alusión las tradiciones costumbristas porteñas ("Milonga de la milonga"). Hay referencias a la cercanía urbana con la pobreza y la marginación ("Cuando solamente pasa" y "Los expulsados"). Pero también hay imágenes que remiten a la vieja Mar del Plata, como en la evocación del fenecido Cine Belgrano. ("El Cine"). Si es cierto que como lo expresa Arriagada, Mar del Plata es, en alguna medida, una ciudad desangelada, hay que agradecerle a él y sus colegas del movimiento al que pertenece, el de ir dotando a nuestro pueblo de un espíritu, o de alma. 
Porque aunque no creamos en ella, que la hay, ¡la hay!.

lunes, diciembre 15, 2014

Don Adolfo.

30 de Octubre 2014 - Acto de imposición del nombre Adolfo Ábalos al Instituto del Profesorado de Arte- Teatro Auditorium.

Está por cerrar el año, y han sucedido varias cosas dignas de haber sido consignadas. Tuvimos del 3 al 7 de Diciembre la edición anual del festival de jazz organizado por ICM, nada menos. Fueron cinco días cargados de presentaciones, clínicas, eventos paralelos. En realidad pasaron demasiadas cosas para que las pudiera comunicar, y sucede que tengo atrasado una entrada sobre el acto en que se otorgó el nombre de Adolfo Ábalos al IPA (Instututo del Profesorado de Arte), un lugar donde estudia toda una cohorte de futuros músicos y bailarines marplatenses, y donde enseñan muchos amigos y amigas.

A ver si puedo explicar porqué me parece importante honrar al nombre de Adolfo Ábalos. Eligió a nuestra ciudad para vivir con su familia, cerrando la última etapa de su vida artística tan intensa. Recuerdo que numerosas veces lo veía sentado cerca del escenario cuando yo tocaba con diferentes grupos. Siempre trataba de ir a su mesa para agradecerle la presencia. Él aceptaba mis palabras con cierta sencillez adusta, y respondía siempre con esa modestia que caracteriza a los caballeros de su provincia. Alguna vez pude contarle que mi madre inglesa usaba la colección de las "30 danzas Argentinas" para dar clases de danza en mi casa ubicada en un enclave de vecinos extranjeros angloparlantes. Auxiliada por las explicaciones que acompañaban el álbum de los discos de pasta, enseñaba los bailes folklóricos intercalándolos con los de su especialidad, la danza clásica.

Yo creo que los Ábalos forman parte de una cohorte de familias notables, entre los cuales podemos mencionar a los Chazarreta, los Farías Gomez, los Carabajal. Ellos, junto a otros más individuales como Atahualpa o el Cuchi, han dotado a nuestro país de una música que es realmente popular, accesible para todos, tanto en su apreciación como en la posibilidad de participar colectivamente, tocando, cantando o bailando. Es un legado precioso para un país, para nuestros hijos y nietos, y no sé si es suficientemente valorado. Hay que haber vivido afuera del país, (como me tocó por varios años)  para poder apreciar lo valioso de ese acervo.
Adolfo era una ser especial, que valoraba la música en una dimensión universal. Ya creo haber mencionado su amistad con Enrique Villegas y Horacio Salgán, con el que formaba una suerte de clan autodenominado "Los Fijos" (Fijos, acrónimo de Folklore, Improvisación, Jazz, Objetividad, Surrealismo). Adoraba el tango, al que contribuyó como autor de varias páginas, y apreciaba el Jazz, al que también podía interpretar con solvencia al piano.

Cuando se cumplieron con las formalidades de un acto escolar de nominación, se desplegó un recital de música que nunca podré olvidar. Fiel a la tradición familiar de don Adolfo, participaron todos sus hijos e hijas, junto a músicos amigos y colegas del IPA, y figuras como Marian Farías Gomez y Luis Salinas. La velada concluyó con una especie de jam session folklórica que hizo rugir al público. 

lunes, octubre 20, 2014

Dos dúos

Viernes 17 /Oct. - Bodega del Auditorium- Ernesto Snajer y Luvi Torres

Sábado 18/Oct.- Alianza Francesa - Victoria Gianera y Julia Sanjurjo


Fue una coincidencia que en el mismo fin de semana se presentaron dos dúos, que aunque abordaran géneros distintos, tenían el mismo formato de instrumentista y cantante.


La Bodega del Auditorium estaba colmada el viernes pese a la poca difusión. Por cierto que era un regalo poder escuchar a este dúo gratis, gracias a la gestión de Fernando Rodriguez de la Secretaría de Cultura de la UNMDP.   La propuesta podría enmarcarse dentro de un post-folklore, aunque quizás mantenga vigencia aquella denominación del Chango Farías  Gomez de música MPA (Música Popular Argentina) Ernesto Snajer  ha desarrollado toda una técnica en el uso del sonido procesado pero con una economía y discreción que lo deja a salvo del mal gusto. En los momentos en que encara un solo improvisado despliega un fraseo ágil y fluido.
Luvi Torres luce en el escenario casi frágil y etérea, pero su gesto musical es fuerte, y su voz tiene una cualidad terrosa que sorprende. Se acompaña frecuentemente con bombo y caja peruana, y tiene esa cualidad espontánea de los talentosos. Parece muy joven. Se me ocurre que con un poco de maduración podrá lograr la participación del público de un modo   menos escolar, y ya no necesitará enfatizar la simpatía que posee naturalmente

El sábado en la Alianza Francesa fue ocasión de escuchar música más académica, dentro de los parámetros inaugurados  en el Siglo XX . Allí los compositores fueron Gandini, Debussy, Ives y Messian. Toda una fiesta para quienes tenemos interés en escuchar música más cercana a nuestros tiempos.  El apellido Gandini me genera reverencia. Dos hermanos, ambos geniales,  bifurcaron en músicas y vidas totalmente opuestas.  Se escuchó una obra de Gerardo, el músico formal y vanguardista.  Composición que parecía una sucesión de intervalos que por su lejanía resultaban difíciles de reconocer, dificultad incrementada por zonas de dudosa afinación del piano de la Alianza.  Luego los Images de Debussy. Compuestas mucho antes (1905) que la sonata de Gandini, daría la sensación que la música del francés añeja mejor. Por el programa de mano supimos que Alicia Gianera nació en 1995, dato que resulta algo perturbador (el año en que Gandini compuso su sonata)...a los 19 años, semejante maestría intimida.
Charles Ives y Olivier Messiaen proveyeron el material que abordó Julia Sanjurjo. Ahí se pudo apreciar. en el marco más adecuado, la formación musical que hace que nos haya sorprendido tanto cantando standards. No es justo decirle que abandone el campo de lo llamado "popular", pero, ¡que placer es escuchar su solvencia para interpretar música que no perdona la impericia!.  Igualmente voy a hacerle una pequeña crítica. Su pronunciación es tan buena que genera un efecto paradójico: magnifica los pequeños errores de dicción, al menos en inglés. No puedo opinar del francés, soy lego, pero me pareció convincente.

martes, octubre 14, 2014

El polo opuesto

10 de Octubre - Bar La Guagua - Pablo Ledesma (spr.sax) / Martin DeLassaletta (db.bass)

El horario que siempre me pareció más apropiado para tocar es el de la tardecita...y creo que debería ser el más conveniente para un público más interesado en lo artístico que en lo social. Pero no eran las 7 pm (cuando se había convocado a las 6 pm) y no había más que un puñado de amistades en un bar que ni siquiera había abierto a la hora anunciada. Eventualmente arrancó el set, y entonces sólo fue importante la música. Aquí el modelo fue diametralmente opuesto al que ocupó mi post anterior.
Pablo Ledesma hace tiempo que ocupa un lugar importante en la escena del improv , trascendiendo nuestras fronteras, ya que participa con los principales referentes de la escena europea. Según cuenta, el movimiento se encuentra en cuarto menguante en europa, aunque está lo suficientemente establecida como para mantener un nivel de actividad que lo mantiene vigente. Pese a sus variantes, sigue siendo una escuela que contradice radicalmente el gusto corriente, y requiere del auditorio una escucha activa. Si la expectativa es adocenarse en una referencia a lo conocido y habitual, lo único que puede producir es rechazo.  
El dúo de saxo soprano y contrabajo también presenta  una aparente contradicción. Se trata del instrumento más pequeño de las cañas, con el más grande de las cuerdas.  Pero el contraste tímbrico que implicaría complementación entre agudos y graves, se complejiza cuando los sobretonos que puede producir el saxo soprano se entrelazan con los armónicos que puede  generar el noble gran encordado.
Pero lo importante a destacar en un dúo semejante, es su forma de dialogar. Martin DeLassaletta es un artista. Agrega sensibilidad a cualquier contexto en la que participa, pero es en la improvisación libre donde muestra su mayor flexibilidad.  Aún utilizando los recursos más extremos en términos de técnicas extendidas, no se pierde en un devaneo individual, sino que siempre está conectado con el acontecer compartido.
Los sonidos se cruzan, se separan, se juntan en una danza que genera imágenes coreográficas. A veces hay una distancia máxima en lo que cada gesto propone, y otras veces se coincide en sincronía. Es interesante que el dúo no se encierra en una premisa dogmática que puede prevalecer en este tipo de música, como la de oponer sistemáticamente lo que propone el otro. Hubo momentos en que se tocó dentro de un marco totalmente tonal, melódico incluso. El instrumento intervenido de Martín podía estar susurrando de un modo casi a-interválico, mientras el frulatto de Pablo acompañaba como si fuera un de palo de agua. Había entonces un encuentro que conciliaba con la expectativa común.
Ahora bien, está establecido que la música improvisada ya no se siente tributaria del jazz, aunque la  consigna de la improvisación los sigue emparentando. ¿Cuál es el obstáculo que me impide abrazarlo como mi modo de interpretación excluyente?- Un problema es que es heredera de una tradición estrictamente occidental y europea. Podrá aludir a otras músicas del mundo o étnicas, pero quiebra el eje que une al jazz con África. Hay una prescindencia del pulso. Podría decirse que el oyente puede generar la percepción de una suerte de supra-pulso, como una corriente subterránea que no se explícita, pero eso exige del receptor un ejercicio intelectual. Hay una disociación típicamente eurocéntrica con el cuerpo. Por supuesto que hablo de mi sensibilidad personal. Nada invalida las múltiples formas en que puede concebirse la música.